China/USA

Siguen fluyendo los capitales financieros al mercado de commodities ante señales de distensión geopolítica entre China y EE.UU.

Valor Soja por Valor Soja 

Señales de una descompresión del riesgo geopolítico entre China y EE.UU., junto con la necesidad de preservar el capital en un entorno de elevada inflación global, provocaron el regreso de grandes volúmenes de capitales financieros al mercado de futuros de commodities.

Hoy jueves la mayor parte de los índices de materias primas básicas, integrados por futuros de commodities agroindustriales, energéticos y metalíferos, terminaron con signo positivo para reforzar las alzas registradas ayer miércoles.

En lo que respecta a los productos agroindustriales, todos los futuros del CME Group (Chicago) terminaron con importantes alzas, con excepción de la harina de soja correspondiente al ciclo comercial estadounidense 2022/23, posible a causa de la expectativa de un mayor procesamiento de soja en EE.UU. que termine generando una sobreoferta del producto.

El crecimiento del procesamiento de soja en EE.UU., según proyecciones del USDA, está orientado a suplir una demanda interna creciente de aceite de soja destinado a la elaboración de biodiesel, pero, como contrapartida, ese fenómeno promoverá obviamente una mayor oferta de harina de soja.

En lo que respecta al regreso de los capitales de fondos corporativos y especulativos al mercado de commodities, hoy se informó que los mandatarios de China y EE.UU. Xi Jinping y Joe Biden, mantuvieron una conversación telefónica orientada a descomprimir las crecientes tensiones relativas a la cuestión de Taiwán.

La Casa Blanca, luego de la reunión virtual, emitió un comunicado en el cual expresó que “el presidente Biden subrayó que la política de EE.UU. no ha cambiado y que se opone enérgicamente a los esfuerzos unilaterales para cambiar el statu quo o socavar la paz y la estabilidad en el Estrecho de Taiwán”.

Con el aplacamiento del riesgo geopolítico generado por una eventual disrupción comercial entre China y EE.UU., el mayor temor de los capitales financieros –y también de las empresas de la economía real y de las familias– es cómo al menos preservar el patrimonio frente a una aceleración inflacionaria. Los futuros de commodities –más allá de las particularidades intrínsecas de cada sector– son uno de los instrumentos posibles para resguardar el capital.